Rafa Alkorta. Sport Brands 2.0

Gracias Anantapur

7 agosto 2017 En Actualidad 0 comments

Mi último día en Anantapur tocaba visitar cultivos ecológicos, placas solares, regadío a goteo y participar en la entrega de casas nuevas para familias necesitadas. La práctica habitual es que la fundación elija a una familia para hacerse cargo del terreno a cultivar y luego les dejen desarrollar el trabajo; de este modo tienen un futuro asegurado.

En cuanto a la entrega de casas nuevas para familias necesitadas en aldeas va condicionada a que sea a nombre de la mujer de la casa. La fundación considera que allí concretamente son más organizadas que los hombres. Ellas acostumbran a constituir sus propias reuniones y hablan de cómo mejorar la calidad de vida de la aldea.

Al principio, a los hombres no les hacía mucha gracia que ellas se reunieran pero al final se han dado cuenta que es mucho mejor para sus familias que ellas tengan más presencia social. Este es uno de los logros de la fundación, es un adelanto increíble en una sociedad muy machista. De modo que el proyecto va mucho más allá de entregar una casa (llevan 60.000 viviendas entregadas), va de cambiar unos hábitos de convivencia muy perjudiciales para ellas, sus hijas y el conjunto de toda la sociedad.

El viaje llega a su fin y escribo estas palabras desde mi casa de Bilbao. Aún tengo que ir procesando todo lo que he visto durante mi intenso viaje a la India. La palabra gratificante es la primera que viene a mi cabeza, nunca olvidaré las sonrisas de aquellos niños, el cariño que nos han mostrado y la felicidad que irradian a pesar de tener tan poco.

La fundación Vicente Ferrer merece sin duda alguna nuestra ayuda, merecen nuestros apadrinamientos, porque por tan sólo 18 euros al mes es palpable el cambio que generas en la vida de familias enteras. Y además, la fundación nos brinda la oportunidad de ir allí y verlo con nuestros propios ojos. Lo cierto es que si esta fantástica asociación no existiera, los niños y niñas, sobre todo las últimas, tendrían una vida horrorosa e indigna.

Así que aprovechando la oportunidad que me brinda mi blog personal os invito a donar, a ser motor de cambio, a ir allí, verlo con vuestros propios ojos y disfrutar de unos días de un mundo totalmente diferente al nuestro.

En cuanto a mi estancia en Anantapur todo salió a pedir de boca gracias a Rafa y su maravillosa mujer Valeria, gracias por haber sido unos grandes anfitriones. También me siento muy agradecido hacia todo el personal indio, que en un perfecto castellano ha mostrado mucho cariño hacia mi. A Hasina, Sasi, Shiva, Marta, Suyatha, Sina, Cristayha. Siento una gratitud inmensa por todo lo que me ha llenado esta experiencia, gracias por formar parte de esta gran familia. Nos veremos pronto

No me quiero despedir sin hacer llegar mi más sentido pésame a las familias de los cuatro voluntarios que el fatídico sábado 5 de agosto perdiendo su vida en la India. Una tristeza muy grande me invadió al enterarme de tan terrible noticia, espero que sus acciones pasadas y su corazón solidario sea el alivio que encuentren sus allegados.

Rafa.

There are no comments yet

Responder

Acepto la Política de privacidad